viernes, 4 de diciembre de 2009

EL FIN DE LA ILUMINACION INCANDESCENTE?

DEBEMOS ELIMINAR EL USO DE LOS BOMBILLOS INCANDESCENTES


Técnicamente “un foco incandescente es un calentador eléctrico que tiene como subproducto la luz.”
La iluminación y el que esta se logre con focos incandescentes tiene también impacto significativo en las emisiones de gases de efecto de invernadero que resultan de la actividad humana y cuyas crecientes concentraciones están dando lugar al cambio climático. Tan solo por mantener cinco BOMBILLOS de 60 Watts encendidos por diez horas al día todos los días del año se puede estar consumiendo lo que dos refrigeradores eficientes de 15 pies cúbicos y emitiendo cerca de una tonelada de bióxido de carbono, principal gas de efecto de invernadero.
Sin embargo, para muchos países ya los programas de sustitución no son suficientes (o, quizá también, ya lograron cambiar el mercado) y están considerando pasos más drásticos. Así, en Australia, Canadá y otros paises se ha decidido sentenciar la salida del mercado de las lámparas incandescentes hacia inicios de la década que sigue. Con esto, el bombillo se convierta, como muchos otros productos del desarrollo tecnológico, en pieza de colección.

El ultimo país en prohibir los bombillos incandescentes a partir del 2010 fue Argentina, medida muy aplaudida por las organizaciones ecologistas y medioambientales como Greenpeace, quienes "Vaciaron la góndola de un supermercado para eliminar parte de estos bombillos.

“Es totalmente irracional que se sigan vendiendo éstas lámparas obsoletas e ineficientes en el contexto de escasez de suministro, crisis energética y con las graves consecuencias que el derroche de energía genera para el calentamiento global”, dijo Rosario Espina, coordinadora de la campaña contra el Cambio Climático de Greenpeace.
Espina dijo también que “en 2010, en las góndolas sólo deberá haber lámparas de bajo consumo, eso es lo que pedimos como primer medida, concreta y con resultados inmediatos”.

Junto con la campaña por la prohibición de las lámparas incandescentes que comenzó hace 15 días, presentamos el informe "Eficiencia Energética: Primer Paso", donde fundamentamos que la sustitución de lámparas incandescentes por lámparas de bajo consumo es la medida más rápida y rentable para reducir la demanda de energía y las emisiones de gases de efecto invernadero que provocan el cambio climático.

Las lámparas de bajo consumo tienen un mayor nivel de eficiencia en la transformación de energía eléctrica en luz; mientras las incandescentes convierten el 85 por ciento de la energía que consumen en calor, y sólo el 15 por ciento en luz, en las lámparas de bajo consumo la emisión de calor es casi nula, con lo cual se obtiene inmediatamente y al mismo tiempo una economía directa en ahorro de energía en la iluminación y otra indirecta en la ventilación y climatización de los ambientes, reduciendo el requerimiento de aire acondicionado.

Además la UE no se ha quedado atrás y toda Europa comenzó a aplicar desde el 1 de septiembre la suspension de fabricacion de las tradicionales bombillas incandescentes de cien vatios. No serán las únicas que desaparecerán de los hogares europeos; otras lo harán en septiembre de 2012 para dejar paso a hermanas más respetuosas con el medio ambiente, que cumplan los requisitos de eficiencia energética fijados por la Comisión Europea. Hemos pedido a dos eurodiputados de la comisión de Medio Ambiente del Parlamento Europeo que arrojen algo de luz sobre el tema.

Así que los diseñadores y arquitectos vemos con entusiasmo el inicio de la iluminación "green" con muy buenos ojos y direccionamos hacia la iluminación LED, que también tiende a desplazar la iluminación fluorescente la cual aunque baja en consumo, produce bastante contaminación al medio ambiente con el mercurio y seria sustituida por tubos led que ya están en el mercado.

En la foto, ejemplo de iluminación arquitectónica con "tubos LED"

No hay comentarios: